Home
¿Quiénes Somos?
Primera Dispensación
Segunda Dispensación
Ley Oculta y Ley Abierta
¿Canalizaciones?
La Enseñanza Original
Conceptos Fundamentales
Instrucción Primaria
La Creación
La Presencia "YO SOY"
"YO SOY" Palabras Poderosas
Lámina Presencia´"YO SOY"
Los Siete Cuerpos
Los Chakras
La Ley Cósmica
Los Siete Principios
La Historia de la Humanidad
La Jerarquía Espiritual
El Tribunal Kármico
Vida y Reencarnación
Maestros Ascendidos
El Reino Angélico
El Reino Elemental
Los Siete Rayos
Las Llamas (Fuego Sagrado)
La Aplicación Diaria
La Meditación
La Llama Violeta
El Tubo de Luz
Los Decretos
La Visualización
Llaves Tonales (Música)
Meditaciones Diarias
El Chela y El Sendero
Las Siete Iniciaciones
Código de Conducta
La Ascensión
Crisis Actual
Actividad Grupal
La Respiración Rítmica
Transmisión de la Llama
Templos y Retiros
El Servicio
La Precipitación
Biblioteca
Galerías
Audio y Video
Clases
Novedades y Eventos
Sitios Web Recomendados
Donación
Contacto
Miembros
Comprar Libros
Grupo Serapis Bey
A.M.T.F
English (Original Teaching)

 

 

MARÍA, MADRE DE JESÚS

Madre María

María inició temprano Su vida de consagración. Comenzó la vida en el Templo como a los tres años de edad. Sus padres, demasiado celosos,  la llevaron allí cuando Ella era aparentemente muy joven para tal entrenamiento. Su propia fuerza de la Luz con la asistencia de los Arcángeles la cual fue permitida por la Gran Ley bajo una dispensación del Señor Maitreya, le permitieron salir victoriosa.

Los Arcángeles a menudo la visitaban en compañía de ángeles durante su niñez cuando estaba sola, y la instruían. Ellos eran Sus compañeros y amigos conscientes.

A María se le dio un entrenamiento especial en Concentración. Recibió mucho entrenamiento en los Templos de la Naturaleza en los niveles internos previo a ese período de vida. Aprendió así a trabajar con la vida elemental. Ahora Ella trabaja de cerca con la Naturaleza y la vida elemental, y tiene una cierta acción con la vida de las plantas. Fue responsable de traer a la existencia aquí en la Tierra, helecho Cabello de Doncella (Maiden-hair fern). Atrajo la imagen de éste, se concentró en él y la vida elemental lo proyectó en lo físico y ha sostenido su desarrollo.

Su encarnación como Madre de Jesús estaba en el Plan Divino mucho antes que Ella entrara al ámbito físico. Pasó a través de una  severa iniciación en los niveles internos para probar su fuerza algún tiempo antes de encarnar; esto le proporcionó esa oportunidad.

María conoció a José poco después de haber sido eximida de estar en el Templo. El Arcángel Gabriel la asistió en cuanto al servicio que tenía que prestar, y le dio la visión de Jesús Cristo antes de Su nacimiento. Ella estaba muy atenta en conciencia a los Seres Divinos y  mantuvo la armonía en Sus sentimientos, lo cual la capacitó para recibir  las directrices dadas, fue la razón por la cual el Arcángel Gabriel  le dijo: "Salve, María llena de Gracia ". Gabriel le transmitió que Jesús sería el Mesías y se requirió de Ella que no se lo dijera a nadie, ni aún al sacerdote. Por supuesto, José lo sabía.

Cuando Jesús era un bebé, un ángel advirtió a José del peligro y Ellos escaparon a Egipto. María y José siguieron los "soplos" [promptings]—las directrices internas que se les dio—tales como ir a Belén para el nacimiento de Jesús y escapar a Egipto poco después. Si no hubieran obedecido de tal manera, el Movimiento Cristiano nunca hubiera existido, y Ellos hubieran sólo vivido sus vidas naturales como hombre y mujer santos. Su misión hubiera tenido que ser llevada a cabo por otros, más adelante.

María, al comprender la Ley, hizo entonces el voto de asistir en la Ascensión de cada una de las corrientes de vida que perdieron sus vidas (mediante la orden del Rey Herodes). Ellos habitaron por un tiempo cerca de Karnak, y cuando Jesús fue capaz de entender los más sencillos trabajos de la Ley, fueron dirigidos a solicitar admisión al Templo allí, al cual María lo llevaba cada día. Algunos años después regresaron a Jerusalén.

María y Jesús estaban conscientes de los Ángeles y los Seres Ascendidos, y se comunicaban con Ellos.

María dio una gran protección a Jesús a lo largo de Su vida. Siempre sostuvo el Concepto de Perfección que Él tenía que proyectar; y a través de Su prueba y crucifixión, Ella fue Su poder estabilizador. Antes de ascender, Jesús le pidió a María que se quedara y sostuviera el foco que Él había establecido hasta que la enseñanza pudiera expandirse y anclarse suficientemente, de modo que pudiera ser sostenida durante el período de dos mil años.

En el momento de la Ascensión de Jesús, Ella se convirtió en la Madre Cósmica para toda la humanidad no-ascendida.

Después de la Resurrección de Jesús, María, los discípulos y algunos amigos, arreglaron una casa en Betania y formaron una colonia, a la cual más tarde otros se unieron. Esa fue Su casa por los siguientes treinta años o más.
María y Juan —y algunas veces otros— tuvieron una comunicación diaria con Jesús en la Colina de Betania, por medio de la cual Él los asistió y dirigió sus actividades.

Algún tiempo después de la Ascensión de Jesús, María, algunos de los discípulos y otros, viajaron a Egipto donde María visitó Luxor otra vez. Luego fueron a la Isla de Creta, donde atrajeron las corrientes para el trabajo futuro de Pablo el Apóstol. Ellos, pero particularmente María, visitaron y atrajeron las corrientes en varios lugares tales como Fátima y Lourdes las cuales fueron activadas después; de Francia fueron a las Islas Británicas. Jesús se les apareció y se estableció allí un foco con el cual se sintonizó el Rey Arturo algunos siglos después. Dejaron el "Grial" en Glastonbury. Ellos atrajeron un Foco de Luz en Irlanda el cual asistió a San Patricio en ese tiempo futuro para establecer el Cristianismo allí. Regresaron a Betania por el Mar Mediterráneo.

María vio muchas veces en esa encarnación, la palabra "Persevera" en la atmósfera, y también sobre las aguas en su camino a Inglaterra.

Su vida fue una de iniciaciones; y si resumiéramos Su vida en una palabra, para ese período de vida, esa sería "soledad".

Se ha dicho que Ella es el Rayo Gemelo del Arcángel Rafael, de modo que pertenece al Reino Angélico. Se puede ver inmediatamente por qué tuvo tantas experiencias y asociación cercana con los Ángeles y Arcángeles. El que sea una Arcangelina también explica Su gran Poder; y al pertenecer al Quinto Rayo, se explica la razón de Su gran Concentración.

María también fue atraída en los niveles internos, antes de Su Ascensión, hacia la Hermandad del Monte Merú y dentro del Rayo Permanente del aspecto femenino para recibir entrenamiento.

Cuando llegó el momento de la partida de este Ámbito, tuvo una pequeña ceremonia con la gente de la colonia. Ellos obedecieron a Su solicitud, y Su cuerpo fue colocado en la tumba después del paso a mejor vida. Cuando abrieron la tumba tres días después, encontraron rosas blancas, una para cada persona de la colonia. En los niveles internos (después de Su Ascensión) Ella fue coronada como Reina del Cielo para la Dispensación Cristiana, lo cual desde un punto de vista Cósmico la hizo Madre del mundo. Se mantuvo en ese cargo hasta mayo de 1954, cuando Saint Germain y Portia asumieron las responsabilidades para la Edad entrante. Esto sucedió a través de cierta experiencia en una encarnación la cual resultó en que Ella asumió una postura definitiva para asistir a niños deformes y a sus padres quienes tenían que asistirlos.

Dirigió y asistió en los niveles internos con la creación de los cuerpos, y especialmente, el corazón de todos los niños entrantes. Filos son llevados a Su Templo del Sagrado Corazón para preparación .unes de tomar encarnación. La Maternidad es Su gran servicio y propósito en la vida. La mayoría de Sus encarnaciones fueron en cuerpo femenino.

La Sanación es otro gran servicio que María presta a la humanidad. Es una de las Autoridades de la actividad de Sanación para la Tierra.

La representación de María parada con una culebra bajo Sus pies, simboliza el control total sobre los sentimientos y los cinco sentidos.

Ella dirige Ángeles y tiene legiones de Ellos a Su comando. Es representante de la Gracia para la humanidad. Tiene cabello dorado y ojos violeta. Usualmente usa ropajes azul claro y un velo sobre Su cabello. Su Ascensión es conmemorada el quince de Agosto. Su Llave Tonal es "Whispering Hope" (Susurro de Esperanza) de Hawthorne.

"La Ley de la Vida" Vol. 2 por A.D.K Luk, pag.93, Serapis Bey Editores S.A. Panamá

Malta

LA MAESTRA ASCENDIDA SEÑORA MADRE MARIA

Nota Explicativa: Se presentan aquí algunos puntos destacados y breves descripciones de eventos históricos que ocurrieron durante la última encarnación de la Amada Ascendida Señora Maestra Madre María. Para una más completa descripción favor ver “El Hombre, Su Origen, su Historia y su Destino.”

Preparación para la Misión de la Madre María

La mayoría de las encarnaciones anteriores de la Madre María ocurrieron en un cuerpo femenino.

La Madre María clasifico para su rol como madre de Jesús desde que en encarnaciones anteriores había sido entrenada en el poder de la concentración, mantenerse en UN concepto durante un tiempo. Ella es  el llama gemela del Arcangel Rafael. Por lo tanto pertenece al reino angélico. Uno puede ver fácilmente porque ella tenía muchas experiencias y asociaciones cercanas con los ángeles y los Arcángeles. Ser la llama gemela del Arcangel Rafael también explica su gran poder. Ella es del Quinto Rayo de la sanación, verdad y concentración.

Antes de que la Madre María encarnara, solicito y le fue otorgado un favor, que resulto ser muy esencial para el éxito de la misión de Jesús. Ella le solicito al Arcangel Gabriel que le informara de la venida de Jesús en un futuro cuando ella estuviese encarnada, y no tuviese memoria de su misión.

De niña, los intereses de María eran diferentes de los de las otras niñas jóvenes en Judea. Mientras otras niñas jugaban con muñecas, ella contemplaba todas las profecías del Viejo Testamento y desarrollo una gran devoción por la amada Vesta (Helios y Vesta gobiernan nuestro sistema solar). Ella atrajo de Vesta  el sentimiento del Amor Divino de la Madre.

A la edad de tres años, sus padres Joaquín y Anna, llevaron a María al Templo en Luxor para su instrucción. Allí ella se quedo hasta obtener su madurez. Fue una vida muy solitaria para una niña pequeña y las disciplinas severas no se suavizaban para nadie sin importar que fuesen jóvenes. Los sacerdotes la entrenaron en sus poderes de concentración. De esta manera ella estaría preparada para  su misión más tarde, el de mantener inquebrantablemente el “concepto inmaculado” que es el concepto divino del hombre, para su hijo Jesús. Mientras sus jóvenes amigas disfrutaban sus juegos de niñas y jugaban en el césped, a la edad de cinco años, se le dio a María la faena de copiar las cartas de las escrituras. Su trabajo era el de mantener la atención en su trabajo, y no ser distraída por el radiante sol o por el sonido de los niños al jugar. Durante su estadía en el templo María tuvo que pasar por algunos exámenes e iniciaciones severas. Ella les dijo a los estudiantes que esperaba que ningún ser no  ascendido tuviese que pasar nunca por esos exámenes otra vez

En la tarde, María encontraba descanso y soledad yendo a un lugar tranquilo, donde tenía el consuelo de su llama gemela el Arcangel Rafael. Ella disfrutaba mucho la felicidad y el acompañamiento de esa asociación. María creció en belleza y gracia y los ángeles fueron su constante compañía disfrutando la belleza de su compañía.  Prácticamente no había velo entre el reino angélico y el de su dulce ser. Ella era realmente la “Reina de los Ángeles.”

Durante ese tiempo, María tuvo que reflexionar, en su corazón, sobre la unidad de Dios y en su perfecta creación, el hombre. (María explico a los estudiantes que el tipo de camaradería y amistad entre el individuo y su Presencia Divina establecida en los quehaceres diarios, construye un momentum para el.) Ella continuo diciendo que NUNCA PUSO LA MESA, BARRIO EL PISO, O PLANTO UNA FLOR, SIN HACERLO CON EL CONOCIMIENTO DE QUE ERA LA VIDA DE DIOS QUE LE PERMITIA REALIZAR ESA TAREA Y ELLA   LA REALIZABAN PARA LA GLORIA DE DIOS. Toda la juventud de María fue dedicada a la preparación para la hora en que su misión empezaría en verdad.

Después de ser liberada del templo, María estaba a la espera de la llegada de su tutor. Su primer encuentro con José fue uno memorable porque encima de el, (ahora el Maestro Ascendido Saint  Germain) ella vio la flameante figura del Arcangel Zadquiel. Para María esa fue la confirmación que José era el correcto y el elegido para ser su tutor.

José era miembro de la Hermandad Esenia, hombre bastante avanzado y spiritual. Tenía buen conocimiento de la Ley Cósmica, e impartió ese conocimiento a María. Fue su callada fuerza,  su serenidad y dignidad las que ayudaron a María durante muchas de sus experiencias difíciles mas tarde en sus vidas.

Desde el día que María fue llevada al templo para su entrenamiento, ella vivía en un estado constante de “estado de gracia escuchante”. Así que fue fácil para el Arcangel Gabriel cumplir con la promesa hecha a María antes de su encarnación, al acercarse con sus palabras triunfales: “Ave María, llena eres de gracia”. El le trasmitió a María que a través de su cuerpo vendría la forma física de Jesús, quien sería el Mesías.  Se requería que María solo comunicara este evento únicamente a José. Si María no se  hubiese encontrado en un estado constante de gracia escuchante, lo cual quiere decir estar siempre preparada a escuchar la apacible y pequeña voz interior, ella se habría perdido del mensaje de Gabriel.

María y José se prepararon para el nacimiento de Jesús. María hacia pequeñas prendas para el pequeño  y juntos planearon el futuro, para de esta manera, tener la fortaleza de cumplir la misión con gloria.

Más tarde cuando el joven Jesús vino a María con moretones en sus pies y rodillas, ella le decía: “No magnificaremos el dolor o la cicatriz. Magnificaremos a nuestro Señor.”  Entonces, volviendo su atención al patrón perfecto, el hecho a imagen y semejanza de la Presencia Divina, María, José y Jesús atraían las corrientes de sanación y paz de la Presencia Divina a través de ellos, hasta que la apariencia de imperfección desaparecía. Ellos hacían esto sistemáticamente, todos los días. Por eso juntos,  construyeron un momentum que iba a ser la base para enfrentar los días difíciles en el futuro, y si, para superar la misma muerte.

Si bien a María no se le permitía acompañar a Jesús al Templo de la Ascensión, a ella se le dieron privadamente, las mismas lecciones por parte del Jerarca del templo, Serapis Bey. Esa instrucción fue sobre la suspensión del aliento, y la resurrección del cuerpo, preparándola de esta manera para los eventos que habrían de venir.

La Resurrección

Después de la crucifixión, Juan y la Madre María caminaron del Monte del Calvario, hacia Betania. Allí se quedaron en el antiguo molino ubicado en las afueras del pueblo. Aquí ellos encontraron refugio y consuelo de las presiones de los eventos pasados.

María solicito quedarse a solas, y por dos noches y un día se concentro en la acción de la Llama de la Resurrección, ayudando a restaurar el cuerpo roto de Jesús. Ella oro por muchas horas, quedándose finalmente dormida en su vigilia. Entonces, vino a su mente la magnífica y melodiosa voz de Gabriel. El entro en su conciencia utilizando las mismas palabras que utilizo cuando confirmo que Jesús era el Mesías diciendo: “Ave María!  Llena eres de gracia.”

Al principio María pensó que estaba soñando sobre de la primera visitación. Pero Gabriel le confirmo: “Tu hijo se ha levantado! El es victorioso!”

María cayó de rodillas, reconociendo la presencia de Gabriel, y lagrimas de gratitud corrían por su cara.   El cuarto estaba lleno de luz y perfumado con la fragancia del lirio. A medida que la brillante luz se suavizaba, María podía reconocer a Jesús vestido con la misma túnica que ella le había tejido. Hasta  pudo reconocer sus propias puntadas en el dobladillo de su prenda.  Mientras examinaba sus rasgos,  para asegurarse que no era un espejismo, Jesús extendió sus manos y le hablo diciendo: “Madre, soy Yo!”

Pentecostés

El primer Pentecostés consistió de una cantidad adicional de prana liberado a la asamblea. Tuvo un efecto profundo en los discípulos. Cuando la radiación del Espíritu Santo ocurrió, los discípulos estaban llenos de nuevo con el fuego vital. De hecho, estaban llenos con tanta energía, que parecía que  estuvieran borrachos a los ojos de los demás. Les dio un nuevo énfasis en sus vidas, fue el acto final  para prepararlos a encontrase con el público y predicar el Evangelio.

María estaba aliviada porque durante esos diez días después de la ascensión muchos se habían apoyado en su fe y confianza y estaba mentalmente exhausta. Ahora, después de Pentecostés, los discípulos se volvieron mucho más autosuficientes.

El Viaje a la Gran Bretaña

Después de Pentecostés, la pequeña comunidad de Betania disfruto de un tiempo comparativamente pacifico. Un día, se recibió un mensaje de José de Arimatea quien tenía propiedades comerciales  extensas en las Islas de la Gran Bretaña. El tenía que ir a ese destino y extendió una invitación a María y a los discípulos para que lo acompañaran.

Jesús le había dicho a María previamente que sería necesario que antes de su ascensión ella llevase la “Copa” a las Islas Británicas. Se sintió que esa era la oportunidad que se presentaba para lograr ese propósito.  Los barcos tenían velas y remos.  Ofreciéndose como voluntarios remeros y llevando a cabo  su misión, estos hombres se ganaron el privilegio de ser los primeros Caballeros de la Corte del Rey Arturo en una encarnación futura.

En el extremo sur de la Península Ibérica, María y otros desembarcaron. Su viaje les llevaría a través de Portugal, España y Francia, y por las ciudades de Fátima, Lourdes y Orleans. A lo largo del viaje, María estuvo en constante estado de gracia. Aveces oía una delicada explosión de música cuando cruzaba el aura de un individuo a quien ella invitaría a que acompañara su grupo. En Portugal, atrajo a aquellas quienes más tarde serian las niñas de Fátima, y de Francia atrajo a una niña pequeña quien más tarde seria Bernardette.  Todos ellos se unieron al creciente grupo de viajeros.

Las corrientes que se anclaron en Fátima, Lourdes y Orleans, serian vitalizadas varios cientos de siglos más tarde. Durante ese tiempo cuando María se apareció en su Presencia Lumínica en Fátima y Lourdes, muchas sanaciones, visitaciones y contactos con niños fueron posibles por haber anclado previamente las corrientes espirituales. Las niñas que vieron a María aceptaron su Presencia. María explico que la conciencia limitada de los niños hizo imposible que ella pudiese explicar más de la Ley.

Atravesar los Pirineos fue difícil.  Se hizo parcialmente a pie, y parcialmente en burro. Cuando el grupo llego al norte de Francia, se reunieron con José de Arimatea, y juntos cruzaron el canal.

Después de llegar a la Gran Bretaña, María llevo la Copa a tierra firme. Embargados con sentimientos de gratitud, se arrodillaron en las arenas. Mientras se arrodillaban, Jesús se les manifestó y dio la primera bendición y la ceremonia del “Santo Grial”. Con este registro eterico el Rey Arturo de la Mesa Redonda más tarde se sintonizo.
La Copa se dejo en Glastonbury. Entonces María y su grupo navego a Irlanda. Aquí María se encontró  con un niño quien encarnaría en el futuro como San Patricio, quien ayudo a establecer la Cristiandad en Irlanda.  El niño se convirtió en otro miembro del grupo de María.

María, La Pacificador

Cuando María reflexiono sobre el lapso de quince años entre el viaje a Bretaña y su ascensión, los llamo “los quince años más difíciles.” Estos fueron tiempos difíciles porque gente de diferentes antecedentes y personalidades debían hacer ajustes necesarios causados por tener que vivir juntos en  recintos pequeños. Le correspondía a María ser el líder y el árbitro. Aunque asumió  la  posición  de  líder espiritual, al leer las notas originales es claro que María nunca se mostro como líder fuerte. Su función  era únicamente, dar una dirección general, lo cual puede ser comparado con la tarea de un defensor del pueblo, que solo ofrece sus opiniones cuando se le pregunta. Hubo exámenes y pruebas en el diario  vivir. Hubo también momentos felices cuando los visitantes de varias partes del mundo llegaban, había comunión feliz entre María y Juan en la cima del monte en Betania, habían como María les llamaba, “las otras clases de experiencias.”  María se quedo por espacio de treinta años en el edificio en Betania.

Cada vez que Jesús se acercaba, ella y algunos discípulos oían la melodía: “Joy to the World” (Gozo al Mundo). Esto ya había ocurrido una vez justo después de la resurrección. María dijo que la melodía era tan característica, que se preguntaba porque todos los discípulos no la podían oír.

La Ascensión de Maria

La Madre María describió su ascensión a los estudiantes del Puente de la Libertad, de la siguiente manera:

“Dentro de por lo menos nueve años antes del cierre de mi encarnación, le dije a Pedro: ‘Si construyes una casa pequeña y una capilla para mi ahora, aparte de la comunidad al borde del riachuelo, me enclaustrare para preparar el encuentro con mi Hacedor.’

“Esto se hizo, y allí viví por el resto de mi vida. María de Betania y otros amigos queridos me traían  flores, velas y frutas frescas. Yo pasaba esos años en la contemplación de mi Señor, en reminiscencia de los primeros días de mi vida, mi primera Navidad y todos los años con José, su partida, cuando Jesús se fue a la India justo después de que su padre dejase la Tierra, su regreso triunfante, la resurrección y su ascensión.

“Se volvió difícil físicamente para mi subir el monte de Betania y Juan mantenía la vigilia por mí. Empecé a entrar más y más al mundo de más “allá” en vez de estar en el mundo ‘aquí’. Finalmente, en Mayo, justo antes de Pentecostés, le dije a Juan: ‘Llama a los discípulos y apóstoles para que vengan a casa, pues antes de Agosto se cierra su radiación y deberé reunirme con mi hijo.’

“Ustedes saben, tomaba bastante tiempo contactar a la gente, algunas veces meses a los que estaban  en lugares lejanos como Grecia. Todos regresaron a casa, pero mientras tanto, Yo había pedido que se construyese una pequeña capilla encima del Monte de Betania, una simple. El diez de agosto, subí al monte habiendo pedido hacerlo sola en esa ocasión. Puse mis pies en las brillantes huellas de mi hijo mientras ascendía. Por tres días y tres noches me quede allí en la capilla, ayunando y orando. Para ese entonces, todos los discípulos y apóstoles habían llegado a casa, y subieron la colina por mí. Hable con ellos, con los discípulos originales en particular. Les dije que me iría de este mundo y que el quince de agosto mi ascensión estaría completa. Les pregunte como querían ellos seguir el camino de allí en adelante.  Juan dijo: ‘Yo te seguiré madre tan pronto como oiga la voz de mi Presencia.’

“Los bendije a todos, y luego los otros miembros de la comunidad entraron.  Los bendije a ellos  también! Entonces, cerré mis ojos a este mundo, para abrirlos a la presencia de José primero y después de Jesús. Como saben, ellos ubicaron mi cuerpo dentro de una tumba rocosa y la sellaron por tres días. Durante ese tiempo estaba libre en las octavas superiores preparándome para la ascensión de mi cuerpo físico. Entonces regrese y levante esa forma física. La llame hacia mí, la absorbí dentro de mi propio Ser Cristico y conscientemente entre en el corazón de mi Presencia como mi hijo lo había hecho antes de mí. Deje dentro de la tumba una rosa blanca para cada miembro de esa comunidad. Cuando ellos rodaron la puerta de piedra de mi tumba, encontraron que mi cuerpo no estaba y la fragancia de rosas llenaba el aire.”

“Así que esta mañana amados de mi corazón, os doy la rosa blanca de la amistad en memoria de una ascensión consciente. Recordad, el día en que vosotros también dejéis el vestido de carne y os paréis Divinamente libres, Yo os daré la bienvenida como amiga y como madre.”

La Actividad de María en el Templo del Sagrado Corazón

Cada año, en el mes de mayo, todos los individuos elegibles para reencarnar se reúnen en los niveles internos en el Templo del Sagrado Corazón. Allí esos individuos (que funcionan en sus cuerpos etericos) se reúnen con la Madre María, los constructores de la forma y el cuerpo elemental, todos los cuales son instrumentos en la formación del patrón eterico para el futuro cuerpo físico. La Madre María, en ese momento, crea de la mejor substancia universal que el individuo pueda ofrecer el patrón eterico para el futuro corazón.  La mejor sustancia elemental se utiliza en este proceso porque el corazón es el cáliz en  el cual la Llama inmortal Tripartita mora.

Servicio durante “El Puente de la Libertad”

Por muchos años, antes de la Dispensación de El Puente de la Libertad, en 1952, la Madre María hizo peticiones ante la Junta Karmica para que los bebes nacieran en perfecta condición. Este esfuerzo tuvo  un gran éxito después de que miembros del grupo de Filadelfia del Puente de la Libertad se unieron a la petición de la Madre María. Los miembros de este grupo eran en su mayoría mujeres, más allá de la  edad fértil. Ellas reconocieron la oportunidad de desinteresadamente servir a la Madre María reuniéndose una vez cada semana por 18 meses, dando sus energías por medio de decretos diseñados para apoyar a a Madre María.  El resultado fue que un millón de bebes pudieron nacer en perfectos cuerpos y mentes.

Los detalles de este esfuerzo cooperativo, así como el proceso entero empezando por la llamada muerte, presentarse ante la Junta Karmica y ser juzgados, ser asignados por la Junta Karmica a los diferentes niveles de instrucción, (dependiendo del desarrollo espiritual), como los individuos son seleccionados para encarnar, la reunión antes de la encarnación en el Templo del Sagrado Corazón de la Madre María, la escogencia de los padres y la ayuda en el momento del nacimiento, se dan en el libro. “LA ASISTENCIA  DE LA MADRE MARÍA HOY PARA TENER NIÑOS NACIDOS EN PERFECTAS CONDICIONES.”

El Amado Jesús y María son ahora los Jerarcas del Templo de la Resurrección. Los podemos llamar para que flameen la Llama de la Resurrección en nuestros cuerpos, para restaurarlo a su condición original de juventud y salud.  Sería útil visualizar el color de la llama, cuyo color es el de la madre perla.

Biografías de 107 Maestros Ascendidos por Werner Schroeder

Malta

"LA LUZ DE DIOS NUNCA FALLA"

contador de visitas

Grupo "YO SOY"
Heredia, Costa Rica
Tel. (506)7105-9507 - E-Mail: ascension@grupoyosoy.org
Derechos de Autor: La Gran Hermandad Blanca.
La Verdad contenida en esta página es para beneficio de la humanidad, divúlga su contenido con discernimiento.